Una noche soñada de la mano de Zoé, así se puede describir la presentación del desconectado de los mexicanos en el Teatro Mayor Julio Mario Santodomingo de Bogotá. Lo que estaba programado para 2 noches se convirtió en 4 toques, gracias a la buena respuesta del público y a la buena disposición de los organizadores, pues es evidente el cariño que el público bogotano le tiene a Zoé.
 
Un montaje increíble, un sitio perfecto, un sonido impecable, una respuesta del público única. Hay un sin número de adjetivos para calificar este show, sin embargo es muy difícil describir las sensaciones que los músicos nos transmitieron desde el escenario a cada uno de los asistentes. Una noche realmente mágica en la que hicieron un recorrido por su corta pero exitosa discografía, con arreglos increíbles acompañados de algunos músicos invitados, incluyendo integrantes de la filarmónica de Bogotá.
 
El sonido en vivo de este desconectado no tiene comparación con el disco, se siente una fuerza y la energía única que los músicos le imprimen. Las voces perfectas e impecables de León Larregui y Denise Gutiérrez (Lo Blondo), cantante invitada perteneciente a la banda mexicana Hello Seahorse!, le confirieron un aire único y fascinante a toda la velada. La noche comenzó con los sonidos melodiosos de “Sombra” y “Soñé”, para dar paso a la sorprendente  “Labios Rotos”, composición nueva, que posiblemente hará parte de su próximo trabajo discográfico. Enseguida emprendimos un viaje psicodélico y experimental con “Infinito” y “Vía Láctea” que nos llevaron más allá de esta galaxia. Pero sin duda el clímax de la noche lo impusieron “Luna”, con el canto celestial de Lo Blondo, y “Nada” con un impecable arreglo acústico que con su fuerza hizo estallar a los asistentes. Al final, nos dieron un regalo de la cultura tradicional de su país con la canción “Bésame mucho” de la compositora Consuelo Velásquez.
 
Una noche que quedará tatuada en la memoria de todos los asistentes; y que confirma el excelente momento musical y creativo por el que pasa Zoé. León Larregui se refirió a Colombia como la segunda casa de la banda y nosotros sin vacilar los adoptamos como compatriotas.  Sin duda, una muestra de los buenos espectáculos que se pueden hacer en nuestro país. Agradecemos a toda la banda, a los músicos invitados y a T310 por permitirnos vivir esta gran experiencia.
 



Por: Julio

Sonisfera

Comentarios

comments