El segundo día de Rock al Parque se ha convertido en un día ecléctico, lleno de matices tanto en el escenario como en el publico; puedes poguear, luego saltar, puedes cantar y hasta bailar; ademas te puedes topar con los más punk, con los metaleros, con el parche ska, con los hipsters; sencillamente es un día para roqueros de todos los tamaños y colores.

El cartel haciendo honor a este popurrí, viajó por diversos géneros. En la tarima principal por el escenario plaza sonó punk de la mano de los bogotanos de Los Sordo o los mexicanos de Acidez; Devasted demostró lo importante de una adecuada selección en la convocatoria distrital y Sodom como siempre no defraudó a los miles de seguidores que se agolparon en el Simón Bolivar para vibrar con un show lleno de poder y de historia.

Por los escenarios Eco y Plaza las cosas estuvieron más tranquilas pero no menos emocionantes; las japoneses de The 5.6.7.8’s demostraron que hasta en las culturas más alejadas y diferentes se pueden romper esquemas, el talento de Eruca Sativa cautivó una vez más el público de Rock al Parque.

Una jornada que demuestra que Rock al Parque es diversidad y sobre todo libertad, libertad para gritar, saltar y ser feliz con la música, más si esta logra de una u otra manera darle significado al rock n roll.

Comentarios

comments