Body Count – Bloodlust

Dentro de Body Count las tareas están bien definidas: El legendario rapero Ice-T se encarga de las líricas y Ernie C de la composición. El explosivo resultado de esta alianza es una amalgama de trash metal, hip hop, hardcore y denuncia social. Bloodlust, sexto álbum de estudio de Body Count, muestra a una banda en su mejor forma con un sonido brutal potenciado por invitados de la talla de Dave Mustaine (“Civil War”), Max Cavalera (“All Love Lost”) y Randy Blythe (“Walk With Me…”). Canciones como “The Ski Mask Way” o “Black Hoodie” son la prueba que el matrimonio entre metal y hip hop está más vigente que nunca.

Pallbearer – Heartless

Aunque el sonido de Pallbearer suele encasillarse como doom metal, su propuesta va más allá del género y aporta elementos del post-rock, progresivo y del rock mismo. En su tercer larga duración Heartless, la agrupación estadounidense lleva su sonido a otro nivel en composiciones de estructuras complejas y texturas llenas de melancolía y pesadez, basta escuchar una canción como “Lie Of Survival” para sondear la profundidad del sonido oscuro y fascinante de Heartless. Este es sin duda uno de esos discos que tocan al oyente, que se quedan en la cabeza.

Obituary – Obituary

Cuando una banda resuelve bautizar un álbum de forma homónima lo suele hacer como una declaración de intenciones, es por esta razón que este tipo de discos acostumbran publicarse en los albores de una carrera discográfica. Sin embargo cuando una agrupación pionera como Obituary decide hacerlo a la altura de su décimo disco de estudio, esta declaración de intenciones se convierte en un certificado de vigencia. En esta línea Obituary retoma el vértigo y agresividad de su sonido “clásico” a lo largo del disco que quedan evidenciados en temas de brutal factura como la abridora “Brave” o “Sentence Day”. No obstante también hay cabida para composiciones de baja revolución en las cuales se apela a esa tensión melódica característica de la banda (“A Lesson in Vengeanse”, “Ten Thousand Ways To Die”).

Mastodon – Emperor of Sand

Mastodon, que sin duda se ha convertido en una de la bandas más importantes en la escena del metal en los últimos años ha regresado. Su nuevo disco titulado Emperor of Sand parece consolidarlos como una banda progresiva, sin embargo es evidente que han ido recogido elementos de otros discos para llegar a este producto final. Con suficiente fuerza como en The Hunter y con tintes de psicodelia como en Crack The Sky un progresivo muy a su estilo y demuestran la versatilidad de su música.

Depeche Mode – Spirit

Aunque no es su mejor trabajo discográfico, podemos decir que no es ni de cerca un álbum mediocre ni mucho menos por debajo ningún otro álbum reciente de la banda. Definitivamente es un trabajo musical que trae de vuelta el sonido esencial de la banda.  Sonidos sintetizados de los ochentas, recrean espacios  enigmáticos unas veces sombríos, otras veces cargados de energía que junto con melodías hipnóticas generan una atmósfera emotiva e intensa. En la canción Where’s the revolution  dejan clara la posición política con respecto a la propagación del nacionalismo en Europa. Un fragmento de esta canción, “Te han tenido abajo, te han oprimido, te han mentido, ¿Quién toma tus decisiones?, Tú o tu religión, Tu gobierno, tus países, Tus yonkis de la patria”, es un llamado al despertar de la conciencia individual de la gente a pensar por sí mismo y no como el sistema quiere que  vivamos, una canción revolucionaria que sin duda le hace falta a la escena rockera más popular de la actualidad.

Havok – Conformicide

Definitivamente Havok no esta inventando nada nuevo, pero no hay duda que lo que hace lo hace muy bien. Con su estilo trashero de vieja escuela nos remontan a los años 80’s cuando el trash era uno de los géneros que mandaban. Es cierto que el Conformicide, no es el revival más purista teniendo en cuenta sus discos previos, en esta nueva placa intentan experimentar sobretodo con el bajo generando sonidos diferentes a su linea, sin embargo el trash no se puede esconder y ahí esta, dándonos un golpe duro y certero.

The Jesus and Mary Chain – Damage and Joy

The Jesus and Mary Chain, banda escocesa de rock alternativo de los años 80´s y 90´s y que sería influencia del sonido de bandas como Sonic Youth, My Bloody Valentine, Pixies o Nirvana, vuelve a la escena con un nuevo trabajo discográfico.. Después de 19 años sin nuevas composiciones han regresado con Damage and Joy, que es sin duda la continuación del sonido que ellos crearon hace más de 25 años, pero madurado a la época actual. Guitarras sucias, feedbacks, melodías noise y pop combinadas con voces casi susurradas, que redefinieron el post punk británico. Diversa variedad de temas del cual destacamos el octavo track  Mood Rider. El sonido alternativo puro que será referencia para las bandas Indie o Grunge de la actualidad.

Comentarios

comments