La versión 2015 de Rock al Parque planteaba todo un reto para la organización del festival teniendo en cuenta el éxito de la celebración de sus 20 años en 2014. Este año ya no se valía apelar a la nostalgia de las bandas que hicieron grande al festival: era el momento de mirar hacia el futuro del festival. La idea para esta versión era clara, mantener la línea rock que ha caracterizado al festival desde sus inicios abriendo la puerta a otras corrientes que han sido objeto de criticas por los “puristas” (si es que en la música actual exista algo que se pueda denominar puro).

La primera jornada de Rock Al Parque fue un reflejo de la propuesta que mencionábamos con anterioridad. Mientras que por un lado en el parque metropolitano Simón Bolívar se llevaba a cabo el tradicional “día del metal”  el escenario la Media Torta albergaba propuestas que fueron desde el pop hasta la cumbia. Lo cierto es que programar este tipo de propuestas el mismo día del los sonidos más extremos es toda una declaración de intenciones, una apuesta que sin embargo puede que quede corta al llevarlo a acabo en un escenario aislado de la concentración que significa el Simón Bolívar. La razón para ello se puede intuir: no exponer a las agrupaciones a la ferocidad de un público metalero ortodoxo, pero sentar un punto de vista acerca de lo que significa un festival plural. Al final el resultado fue más que bueno, cada público respondió y tuvo lo suyo.

Por un lado en el Simón Bolívar los invitados internacionales no decepcionaron, los legendarios Nuclear Assault ofrecieron una contundente presentación ante un abarrotado escenario Bio que respondió con un respaso por toda su carrera, mientras que Behemoth, acompañados de una pertinaz lluvia en el escenario principal, confirmó en tarima por que es una de las agrupaciones más importantes de black metal a nivel mundial. Otro de los puntos altos vino de la mano de la agrupación argentina Malon que por primera vez pisaban tierras colombianas y se encontraron frente a un público fiel que coreó cada una de sus canciones en una presentación para el recuerdo. La cuota nacional no se quedó atrás y agrupaciones como Tears Of Misery, Sacred Goat o Legacia dieron muestra de calidad y categoría.

Las gradas de la Media Torta  poco a poco se fueron poblando al avanzar la jornada hasta alcanzar el lleno total para presenciar el espectáculo ofrecido por el legendario Celso Piña que puso a mover los cuerpos y que sirvió de paso para espantar el frío de la noche bogotana. No obstante la tarde fue la ocasión propicia para dejarse sorprender con presentaciones como la de Los Mentas que con su rockabilly dejó una buena impresión en los oídos de los presentes. Juan Cirerol regresó a los escenarios colombianos con nuevo disco bajo el brazo y la misma actitud que caracteriza a su propuesta.

Fotos por: Daniela OlaveAl Es

Tears of Misery

15082015-_DSC0458 15082015-_DSC0461

Nosferatu

Nosferatu2 Nosferatu3

Revenge

Revenge3 Revenge4 Malón

15082015-_DSC0563

Serpentarius

Serpentarius3

Melechesh

Melechesh

15082015-_DSC0640-Editar

Sagros

15082015-_DSC0684-Editar

Nuclear Assault

15082015-_DSC0714 15082015-_DSC0747NuclearAssault6

Behemoth

15082015-_DSC0813 15082015-_DSC0832 15082015-_DSC0841 15082015-_DSC0875 15082015-_DSC0887

Comentarios

comments