Reseña: Tame Impala – Innerspeaker

Este cuarteto de amigos australianos, de los cuales tres de ellos ya venían tocando juntos desde el colegio, nos dan una clara muestra de la vigencia que tiene la psicodelia en la propuesta musical actual, con un trabajo que nos traslada a finales de los años sesenta, haciéndonos recordar bandas como The Kinks o al mismo Jimi Hendrix con The Jimi Hendrix Experience, sin querer exagerar.

Solo basta con tener el disco en la mano para encontrarse con una carátula y un arte totalmente psicodélico, del sello independiente “Modular”, que por si solo le da un toque garage al sonido. Al escucharlo, transforma nuestro entorno en una atmosfera diferente que hace sentir un ambiente al mejor estilo de Woodstock. Verlos en vivo es igual, ese es el sentimiento que generan, con una puesta en escena muy fuerte y un posicionamiento en el escenario que sorprende para una banda tan joven, ya que hablar del Innerspeaker es hablar de su primer álbum en estudio. Antes habían sacado dos sencillos en 2008 que les sirvieron para compartir escenario con bandas como Yeasayer, The Black Keys y MGMT.

A través de todo el disco nos trasladan a un viaje psicodélico por los campos australianos acompañados de un impala (antílope africano de donde proviene el nombre de la banda). De este trabajo vale la pena resaltar canciones como “Desire Be Desire Go”, que como su nombre lo indica, es un deseo de ir ser y de ir mas allá, una disputa pacifica entre las guitarras distorsionadas y la voz. También destacan “Lucidity” con la influencia sesentera más marcada del álbum, o la canción “Expectation “, la número nueve, que resume la esencia del álbum y nos avisa que el viaje está por terminar. Sin duda alguna un gran disco que hay que tener en la discoteca personal y una banda a la que toca seguirle la pista.

Mira el video de la canción Expectation

Por: Julio
Sonisfera

Comentarios

comments